Skip links

Array( [ID] => 900 [user_firstname] => [user_lastname] => [nickname] => Lok [user_nicename] => lok [display_name] => Lok [user_email] => jorge.chavez@lok-hub.com [user_url] => https://www.lok-hub.com/ [user_registered] => 2021-05-31 03:35:58 [user_description] => [user_avatar] => )

El uso de la tecnología para resolver los principales retos de la última milla

Tendencias van, tendencias vienen. Este escenario no es una excepción para el sector logístico, especialmente para la última milla; en cuestión de un par de años, este sector se ha visto impactado y obligado a responder de manera ágil a las demandas de un cliente final cada vez más exigente, así como a una creciente tecnificación de las empresas que requieren de servicios logísticos. 

Un detonante importante de estos cambios es el aumento de las ventas en línea y con ello,  la búsqueda constante de nuevas formas de hacer llegar los productos a los clientes finales el mismo día o al día siguiente; así mismo bajo esta dinámica los clientes finales no dejan de lado la experiencia de compra y entrega, en donde la rapidez, la precisión y la calidad del proceso de entrega a tiempo son cruciales para su satisfacción.

Si bien es esencial cumplir con estas expectativas, los costes y la complejidad de las operaciones logísticas y de la cadena de suministro dificultan el cumplimiento de estas exigencias de entrega acelerada, si buscamos hacerlo de la manera convencional. A continuación, repasaremos algunas formas en que la tecnología puede ayudar a resolver algunos de los desafíos más comunes en la última milla, lo que resulta en clientes satisfechos y operaciones rentables.

Para no obviar, cuando se habla de la última milla, se hace referencia al tramo final del viaje para hacer llegar los paquetes a su destino Este tramo final desde el centro de transporte hasta un punto de entrega individual suele ser costoso; básicamente representa más de una cuarta parte del coste total del envío.

Soluciones tecnológicas para mejorar la logística de última milla

#1 Big Data

El Big Data está impulsando diferentes tecnologías y disciplinas como lo es el caso del análisis predictivo, el cual ha logrado permitir a las empresas de transporte, y a los ecommerce, planificar de una manera mucho más eficaz y tomar decisiones precisas al estar basadas en datos a partir de información procesable. Esta información puede abarcar diferentes puntos de la cadena; desde la gestión de inventarios y la selección de mensajeros, hasta la mejora en la eficacia de los conductores al brindarles una mayor visibilidad sobre la operación a través de datos en tiempo real. En el futuro, los mismos datos servirán de base para crear nuevos y más eficientes métodos de entrega al mercado.

Un claro ejemplo de la aplicación del Big Data son los Sistemas y Micro hubs de distribución, los cuales ayudan a resolver uno de los principales retos del proceso de entrega: la última milla. Lo anterior, combinando las ventajas tanto de los espacios de almacenamiento físico, por ejemplo los microcentros de distribución o los puntos de recolección integrados, como las ventajas de las plataformas de gestión de red centralizada basadas en la nube; lo que permite equilibrar la demanda y hacer más eficientes las operaciones. Por otro lado,  con un proceso de entrega más optimizado y menos transporte en las calles, una red de micro hubs también ayudará a que las ciudades sean más sostenibles

#2 IoT (Internet de las cosas)

El IoT está permitiendo un seguimiento preciso de las mercancías y un mejor monitoreo y vigilancia de la ubicación de los conductores, en tiempo real. A medida que la entrega de la última milla se vuelve más refinada, las empresas de logística también; por ello están comenzando a utilizar sensores para señalar la ubicación exacta de los paquetes que están en movimiento y así reducir el porcentaje de incidencias. 

Algunas de las aplicaciones de estos sensores los encontramos en las entregas a través de dispositivos de próxima generación como lo son los lockers inteligentes, los cuales logran reducir los tiempos de entrega y resolver los fallos de entrega al funcionar como recepcionistas de paquetes en residenciales, corporativos y espacios comerciales; por otro lado, si la seguridad resulta ser un tema, estos lockers cuentan con mecanismos de bloqueo que ayudan a mitigar robos y  pérdidas de paquetes.

De cara a la operación, los lockers permiten el ahorro de innumerables horas a todos los participantes del proceso pues, permite la eficiencia de los mensajeros al brindarles una opción de entrega centralizada en donde la distribución de los paquetes puede hacerse en una sola parada; en el caso de los clientes, al brindar un servicio flexible, les permite acceder a sus paquetes las 24 horas del día.

#3 Inteligencia Artificial

La inteligencia artificial es la tecnología subyacente que hace posible la explotación de los datos en favor de las necesidades y la misma transformación y adaptación de los negocios. En el caso de la logística, la Inteligencia Artificial, específicamente el aprendizaje automático se utiliza para diferentes fines como el enrutar las entregas, responder dinámicamente al tráfico y la resolución de otros problemas,  en tiempo real. 

Sin embargo, también es a través de la aplicación de la Inteligencia artificial que podemos hacer posible el entrenamiento de diferentes dispositivos de entrega como, por ejemplo, los vehículos autónomos; si bien estos han logrado facilitar el reparto de última milla en diversos sectores, también son una solución para mejorar los niveles de seguridad, eficiencia y calidad de la entrega, gracias al registro y aprendizaje de los datos generados a lo largo del proceso. 

Mientras los mayores actores del mercado desarrollan sus propias soluciones, también están surgiendo diferentes empresas con soluciones disruptivas, y a la carta, para servir a la industria logística en todos los niveles. Estas soluciones incorporan la integración de sistemas, la visualización de datos y la comunicación en tiempo real para resolver los retos de la entrega de última milla, aumentando el ahorro de costes, la satisfacción del cliente, la ventaja competitiva y la generación de ciudades y actividades más sustentables.