Skip links

Array( [ID] => 803 [user_firstname] => [user_lastname] => [nickname] => Dematic [user_nicename] => dematic [display_name] => Dematic [user_email] => julio.martinezcalzada@dematic.com [user_url] => https://www.dematic.com/es-mx/ [user_registered] => 2021-02-21 20:06:32 [user_description] => [user_avatar] => )

Simulación, elemento esencial de la automatización intralogística

La búsqueda de la eficiencia operativa es la meta que toda empresa desea encontrar, optimizando costos, aumentando la velocidad y evitando costos innecesarios al interior de los Centros de Distribución (CEDIS). Sin embargo, implementar soluciones conlleva riesgos, muchas veces no evidentes en el planteamiento, pero que surgen al momento de ser ejecutadas.

Desafortunadamente no tenemos una bola de cristal para saber qué riesgos existen en el desarrollo de nuevos procedimientos operativos, pero en el mundo de la automatización existe un elemento clave de manera virtual que permite validar y verificar los cambios desde la fase conceptual, mucho antes de llevarlos a la práctica de manera virtual: nos referimos a la simulación.

La simulación es una herramienta informática potente que permite analizar y evaluar un sistema industrial. Es usada en el sector intralogístico para anticiparse al proceso real, verificarlo, validarlo y de ser necesario ajustarlo para tener un funcionamiento óptimo. Aunque es importante señalar que se trata de un ejercicio virtual y que es posible que los resultados no coincidan exactamente con la realidad, lo cierto es que refleja cómo funciona un proyecto y permite detectar posibles desviaciones por problemas externos.

Al implementar estas herramientas de simulación en un CEDIS, se pueden analizar factores como:

● Confirmar las capacidades funcionales y las personalizaciones del software con un modelo que represente las instalaciones reales o planificadas con precisión.
● Validar integraciones de software, así como el hardware informático, la compatibilidad con la red y los requisitos.
● Desarrollar estimaciones realistas de los índices de productividad de la carga máxima y otras situaciones definidas (días de alto volumen, días regulares y días de bajo volumen).
● Diagnosticar cuellos de botella y anomalías, y evaluar su impacto.
● Evaluar posibles situaciones para la gestión de excepciones, estrategias alternativas de gestión de carga o nuevas implementaciones de software, sin programas piloto costosos ni alteraciones operativas.

Estos ejercicios se realizan a través de una plataforma de simulación y emulación de instalaciones que genera un entorno digital aislado en el cual se pueden explorar de manera segura las soluciones sin afectar las operaciones cotidianas. Esto permite validar y visualizar los futuros cambios, mitigar los riesgos, maximizar el tiempo de trabajo y evitar costos innecesarios.

Actualmente el consumidor demanda una experiencia positiva integral, lo cual implica un funcionamiento excepcional de la cadena de suministro para lograr que los productos lleguen más rápidamente, en excelentes condiciones y evitando cualquier retraso o error en el proceso. De esta forma las simulaciones son una herramienta fundamental para entender y validar el posible efecto de un cambio en las operaciones. Son aún más poderosas cuando puede sumergirse en un modelo de realidad virtual tridimensional de su almacén. Este entorno de realidad virtual ofrece una perspectiva única que no es posible experimentar con un plan estático en una pantalla o un papel.

La digitalización, la automatización y la organización exhaustiva del flujo de materiales son aspectos esenciales en la operación de almacenes, dando importantes ventajas a la logística interna de las empresas y que los convierte en un factor diferenciador ante las complejidades del entorno actual. Su implementación facilita la operación, permite que los procesos internos no sólo sean más eficientes, sino también más transparentes, medibles y escalables.