3 formas en que las startup's están combatiendo el plástico.

July 25, 2018

Según datos de Greenpeace, organización defensora de la vida natural en nuestro planeta, se estima que al año, llegan hasta 12.7 millones de toneladas métricas de plástico a los océanos, de aquí la urgencia que sobre todo, este 2018, gobiernos, asociaciones civiles y marcas a nivel nacional y mundial, estén buscando alternativas para combatirlo. En pasadas semanas, Starbucks y otras marcas dieron anuncios que reducirían de manera paulatina el uso del plástico.

 

Tres de los principales problemas que se tienen con el plástico, en primer lugar, es la falta de conciencia y cultura para reciclar; que el mayor uso de este elemento es como empaquetado de otros artículos, que solo se usa una vez y se tira sin más; por último, el tiempo en que tarda en degradarse que va de los 500 hasta los 1,000 años.

 

Hasta el 2017, los seres humanos hemos creado 8 mil 300 millones de toneladas de plástico, peso que equivale al de 822 mil construcciones como la Torre Eiffel. Estos datos fueron recopilados por un estudio en la revista Science Advances.

 

Los daños a la vida natural en todas sus variantes y sus componentes (aire, agua y tierra) son múltiples y tienen repercusiones que pueden no tener un atrás: extinción de especies, disminución de la calidad de vida en las personas; cambios climáticos; corales marinos enfermos; ingesta de alimentos contaminados, entre otros.

 

Es aquí en donde, como necesidad urgente, debemos ponernos creativos, y hacer uso de los avances que tenemos para decirle adiós al plástico, proponiendo medidas, políticas o creando artículos que sustituyan su uso.

 

Les presentamos 3 start up’s nacionales e internacionales que ya están haciendo todo lo posible por terminar con el plástico.

 

Bio Box.

 

Es una iniciativa 100% que busca que las personas se involucren en una medida mayor con el reciclaje de PET y de aluminio, facilitando esta actividad, ya que en diferentes puntos de la Ciudad de México, han colocado dispositivos que recolectan estos envases.

 

La iniciativa cuenta con el apoyo de Payback, que es un programa de recompensas en el que los usuarios acumulan puntos en diferentes establecimientos y pueden utilizar para efectuar el pago de futuras compras. Cuando un usuario recicla una botella de PET o aluminio, puede acumular puntos en su tarjeta Payback o donar “lo ganado” a instituciones sociales, como Caritas. También se puede acumular saldo para los diferentes medios colectivos de transporte y el sistema de Ecobici.  La apuesta que Bio Box hace es un ganar-ganar.

 

Para poder reciclar los envases, se deben llevar sin aplastar y con su etiqueta para que la máquina pueda leer el código de barras. Para las tapas también hay un pequeño contenedor del lado derecho de la máquina, al igual que para popotes.

 

Las ubicaciones se encuentran en 12 delegaciones de la Ciudad de México y se espera que se instalen 300 de estos dispositivos en 2018.

 

Salva el océano, mientras nadas en él.

 

Fair Harbor es una marca de ropa estadounidense que crea sus prendas, principalmente trajes de baño, a partir de  botellas de PET. Esta startup es una idea de dos jóvenes hermanos, Jake y Caroline Danehy, que pasaron su infancia en el lugar del mismo nombre de la marca, Fair Harbor, una pequeña comunidad en Fire Island en Nueva York, el cual poco a poco a lo largo de los años, empezaron a ver cada vez más afectado por los residuos plásticos, y decidieron hacer algo.

 

El proceso de producción de estos productos es realmente sencillo: reciclan las botellas, las trituran e hilan. Después, se mezclan con algodón orgánico y spandex, para luego coserlos y crear trajes de baño, short y playeras. Las prendas son suaves y sobre todo, duraderas que es parte del mensaje que quieren dar.

 

Se espera que para 2020, el mercado de los trajes de baño, llegue a más de los 20 billones de dólares. Estas prendas oscilan entre los 58 y 99 dólares, y se pueden adquirir directamente en su e-Commerce.

 

Bolsas que se disuelven en el agua.

 

Buscando una alternativa para dejar de lado el uso de derivados del petróleo, Roberto Astete y Cristian Olivares han fabricado bolsas plásticas solubles en agua, que en lugar de desaparecer en cientos de años, se degradan en cuestión de minutos.

 

Todo empezó como un experimento para fabricar detergente biodegradable, pero al final, estos dos ingenieros chilenos, hallaron la fórmula química a base de PVA (alcohol de polivinilo, soluble en agua). Esta fórmula permite hacer cualquier tipo de plástico, por lo cual ya se está perfeccionando para empezar a producir, platos, cubiertos o vasos.

 

Cuando la bolsa plástica se degrada, solo queda carbono, elemento que según estudios e investigaciones, no pone en riesgo la salud de las personas. Además, la FDA, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, ya aprobó esta materia prima para hacer hacer distintos productos.

 

Esta iniciativa se hizo acreedora del premio SingularityU Chile Summit 2018 como emprendimiento catalizador de cambio.

 

Estas son solo algunas de las ideas que están ayudando a salvar al mundo y decirle adiós al plástico. Poco a poco esperamos ver otras ideas y que más personas se unan a ellas.

 

Please reload

Our Recent Posts

¿Qué esperan los consumidores sobre el Buen Fin?

November 13, 2019

¿Qué es el packaging inteligente, y por qué usarlo en tu marca?

November 12, 2019

AMVO Recap del 4 al 8 de noviembre.

November 8, 2019

1/1
Please reload

Tags

Please reload

AMVO ©2017

Dirección Comercial: WeWork Cervantes, piso 10, Blvd. Miguel de Cervantes Saavedra 169, Granada, CP 11520, CDMX.

Dirección Fiscal: Avenida Horacio 340 - PH, Col. Chapultepec Morales, Del. Miguel Hidalgo, CP 11570, CDMX.

Tel. (55) 85 26 22 13 Horas de atención: 09:00 - 18:00 de lunes a Viernes

Para medios, favor de mandar un email a medios@amvo.org.mx