¿Qué es el tecnoestrés?

July 11, 2019

 

 

Cada día tenemos más y más avances tecnológicos que facilitan nuestras múltiples tareas personales y laborales: consultamos a Alexa para conocer el pronóstico del clima; revisamos el tráfico en Google Maps o Waze; tomamos bicicletas o scooters vía app’s; pedimos el súper vía Cornershop; programamos nuestra agenda con Calendar; enviamos y recibimos cientos de mensajes en WhatsApp, y así un sin fín de actividades en los que el mundo digital nos acompaña. 

 

Pero, ¿a veces no sientes que es demasiada tecnología?  Cuando empezamos a sentir que “nuestra vida” depende de tener cerca un smartphone, conocer cada una de las tendencias de las redes sociales o incluso, no sentirnos capaces de realizar algo por nuestra propia cuenta como un cálculo simple o ubicarnos, es momento de poner un alto. 

 

Desde hace varios años, existe el término “tecnoestrés”, acuñado por primera vez por el psiquiatra norteamericano, Craig Brod en 1984 en su libro Technostress: The Human Cost of the Computer Revolution. Para Brod el tecnoestrés es una enfermedad que se daba por no saber cómo adaptarse a “las nuevas tecnologías y sistemas del ordenador de una forma saludable”. Por la época, es lógico que esta definición solo se centrara en en caso de la computadora. 

 

En 1997, Michelle Weil y Larry Rosen en su libro Technostress: coping with Technology @ work, @home and @play, también agregaron su conocimiento al término, definiéndolo como "cualquier impacto negativo en las actitudes, los pensamientos, los comportamientos o la fisiología causado directa o indirectamente por la tecnología". También señalan que es una enfermedad, y que se debe generalmente a la invasión en la vida diaria de los teléfonos móviles, mails, entre otros.

 

Existen otras definiciones más, las cuales se inclinan también a decir que el tecnoestrés es un enfermedad que compromete la salud física y mental de cualquier persona sobreexpuesta a cualquier tecnología. 

 

Cada día tenemos más y más avances tecnológicos que facilitan nuestras múltiples tareas personales y laborales: consultamos a Alexa para conocer el pronóstico del clima; revisamos el tráfico en Google Maps o Waze; tomamos bicicletas o scooters vía app’s; pedimos el súper vía Cornershop; programamos nuestra agenda con Calendar; enviamos y recibimos cientos de mensajes en WhatsApp, y así un sin fín de actividades en los que el mundo digital nos acompaña. 

 

Pero, ¿a veces no sientes que es demasiada tecnología?  Cuando empezamos a sentir que “nuestra vida” depende de tener cerca un smartphone, conocer cada una de las tendencias de las redes sociales o incluso, no sentirnos capaces de realizar algo por nuestra propia cuenta como un cálculo simple o ubicarnos, es momento de poner un alto. 

 

Desde hace varios años, existe el término “tecnoestrés”, acuñado por primera vez por el psiquiatra norteamericano, Craig Brod en 1984 en su libro Technostress: The Human Cost of the Computer Revolution. Para Brod el tecnoestrés es una enfermedad que se daba por no saber cómo adaptarse a “las nuevas tecnologías y sistemas del ordenador de una forma saludable”. Por la época, es lógico que esta definición solo se centrara en en caso de la computadora. 

 

En 1997, Michelle Weil y Larry Rosen en su libro Technostress: coping with Technology @ work, @home and @play, también agregaron su conocimiento al término, definiéndolo como "cualquier impacto negativo en las actitudes, los pensamientos, los comportamientos o la fisiología causado directa o indirectamente por la tecnología". También señalan que es una enfermedad, y que se debe generalmente a la invasión en la vida diaria de los teléfonos móviles, mails, entre otros.

 

Existen otras definiciones más, las cuales se inclinan también a decir que el tecnoestrés es un enfermedad que compromete la salud física y mental de cualquier persona sobreexpuesta a cualquier tecnología. 

 

  • Dolores de espalda y cuello, debido a la mala postura por utilizar los dispositivos móviles. 

  • Trastornos gastrointestinales también asociados a la mala postura. 

  • Dolores de cabeza por tantas horas “conectado”. 

  • Irritabilidad, ansiedad y nerviosismo. 

  • Trastornos del sueño e insomnio. 

  • Frustración y falta de concentración. 

 

Si dijiste sí a por lo menos dos, es momento de empezar a tomar medidas y si es posible, un descanso. 

 

¿Cómo desconectarte del mundo digital y reducir tu estrés?

 

Hora de volver al despertador análogo. Anticuado, pero útil. El volver con un despertador de este tipo, te ayudará a que no tomes el celular inmediatamente, y puedas empezar tu día más “ligero”.

 

Quita los colores y el brillo de tus aparatos. Con esta acción, eliminas parte de la atracción de las aplicaciones, además de que reduces el daño a tu visión y ahorras tiempo.

 

Plantea y cumple horarios. Tener horarios establecidos para utilizar los gadgets, ayuda a establecer hábitos y empezar a dejar de ser dependiente de estos. Contestar mails a partir de las 9:00 de la mañana, por ejemplo.

 

¡Respira y estírate! Cada 40 minutos que pases frente a tu laptop trabajando, estírate, párate o camina 5-10 minutos para evitar confusiones o problemas de circulación. Sin duda, tendrás más tranquilidad y una mente despejada.

 

Duerme alejado de los dispositivos. Algunos psicólogos incluso recomiendan no tener televisión dentro del cuarto, pero si esto no es posible, por lo menos intenta dormir con tu smartphone fuera de habitación. No tendrías interrupciones durante el sueño.

 

Fuente: BBC, factorcapitalhumano.com.

 

 

Please reload

Our Recent Posts

¿Cómo migrar mi canal de venta de Facebook a un marketplace?

November 20, 2019

AMVO Recap del 11 al 15 de noviembre

November 16, 2019

¿Cómo usar Pinterest en Navidad para atraer tráfico y clientes?

November 14, 2019

1/1
Please reload

Tags

Please reload

AMVO ©2017

Dirección Comercial: WeWork Cervantes, piso 10, Blvd. Miguel de Cervantes Saavedra 169, Granada, CP 11520, CDMX.

Dirección Fiscal: Avenida Horacio 340 - PH, Col. Chapultepec Morales, Del. Miguel Hidalgo, CP 11570, CDMX.

Tel. (55) 85 26 22 13 Horas de atención: 09:00 - 18:00 de lunes a Viernes

Para medios, favor de mandar un email a medios@amvo.org.mx