Skip links

Array( [ID] => 803 [user_firstname] => [user_lastname] => [nickname] => Dematic [user_nicename] => dematic [display_name] => Dematic [user_email] => julio.martinezcalzada@dematic.com [user_url] => https://www.dematic.com/es-mx/ [user_registered] => 2021-02-21 20:06:32 [user_description] => [user_avatar] => )

5 claves para gestionar con éxito la logística en un almacén

La nueva normalidad por la pandemia de COVID-19 ha creado un gran impulso en el comercio electrónico – e commerce –, a tal grado que en 2020 este rubro representó unos 316 mil millones de pesos en México, según datos de la Asociación Mexicana de Ventas Online (AMVO). Esto ha sido un gran reto para las empresas de comercio y ventas online, tales como Amazon o Mercado Libre, quienes cuentan con una buena participación del mercado en el país. 

La administración y gestión de almacenes es una de las actividades más importantes en la nueva economía. Desde la expansión del comercio nacional e internacional, las nuevas cadenas de venta minorista, el auge del comercio electrónico, hasta la crisis del coronavirus, han develado importantes oportunidades para la cadena de suministro, sobre todo con aquellas relacionadas con mejoras constantes en sus técnicas, protocolos de sanitización y métodos de trabajo. 

La logística junto a la distribución son procesos con sistemas exigentes y complejos, solo equipos y organizaciones experimentadas se enfrentan a este desafío con éxito. En este 2021 se espera que el crecimiento del e-commerce en México sea de un 16% más, respecto al 2020, según datos de un estudio de Google y Kantar. 

El secreto y la clave detrás de una administración óptima para el comercio online es el almacén. Por ello hay que determinar una logística de éxito en el manejo y la distribución de los productos, puesto que es algo esencial para operar y crecer en estos días.

Los 5 puntos especiales que todo director de logística debe analizar para conocer el punto en el que se encuentra y las áreas de oportunidad en las que debe trabajar son:

Un plan o estrategia bien definido

Una empresa que ha crecido mucho no puede seguir con la misma manera de gestión que cuando era pequeña y tenía un almacén modesto. Es esencial planificar un plan de distribución que especifique bien las necesidades actuales y las de crecimiento futuro, los medios materiales y humanos además de los protocolos y métodos de trabajo a seguir. De lo contrario se generará un caos y los costos aumentarán, haciendo inviable las operaciones. 

Aliarse con socios estratégicos

Siempre es recomendable consultar con empresas especializadas en soluciones logísticas para que nos ayuden a optimizar nuestro almacén mientras nosotros nos ocupamos de lo que sabemos de nuestro negocio. La automatización y el uso de nuevas tecnologías se han convertido en la piedra angular para la optimización de un centro de distribución, compañías como Dematic ofrecen soluciones a la medida de las necesidades de cada cliente, además ser escalables y adaptables al tamaño de las empresas y los sectores en los que operan.

Entrenar bien a los equipos

La pieza fundamental de todo almacén es su equipo humano. Los hombres y mujeres con su experiencia hacen que todo fluya de manera coordinada, rápida y segura. Para ello tenemos que capacitarlos y formarlos acorde a nuestras necesidades, prioridades, objetivos a corto, mediano y largo plazo. Las nuevas tendencias de digitalización y automatización están orientadas a un trabajo colaborativo en el que las máquinas y el hombre convivan para agilizar procesos, reducir errores e incluso tener un impacto sustentable para el medio ambiente.

Optimizar y mejorar procesos 

Los procesos y flujos de trabajo son como la circulación perfecta de la sangre en un cuerpo sano. Un almacén debe contar con protocolos de trabajo y con normas eficaces y eficientes adaptadas a nuestras necesidades. A la par, también deben ser flexibles para poder mejorarlas en poco tiempo si lo necesitamos, evitando procesos repetidos y errores en la cadena de suministro. 

Controles de calidad

Los procesos existentes y los esenciales controles de calidad deben garantizar que los productos y bienes que pasan por el almacén entren y salgan en el mejor estado posible, evitando roturas y pérdidas.  Este control de calidad también impacta en la experiencia final de los consumidores pues mitigan retrasos y generan un mejor control de inventarios e incluso la trazabilidad de la operación.

Estas 5 claves básicas son las primeras – pero no las únicas – que debemos poner en marcha en nuestro centro de distribución si queremos una gestión eficaz, eficiente y ajustada al máximo a los costes. A partir de aquí debemos implementar las técnicas y soluciones prácticas: gestión óptima de los espacios, ubicación eficaz del inventario, métodos de transporte interno, cintas y clasificación idóneas. 

Apliquemos las 5 claves y afrontaremos con optimismo los retos diarios en nuestra labor logística.

 

Escrito por: Julio Enrique Martínez, Marketing Manager

Dematic Corp.

Contacto: Julio.MartinezCalzada@dematic.com